Stacking Rainbow Pyramid, aumenta las posibilidades de juego en la mesa de luz.
La Stacking Rainbow Pyramid, (o la Piramide Arcoiris Apilable) es un juguete educativo básico para aprender jugando con la mesa de luz. 

APILAR Y ENCAJAR
Los bloques apilables que forman una pirámide se han convertido en un "must" en los hogares con niños. Su sencillez en la dinámica del juego garantizan la motivación de los pequeños, además que promueve por ella misma el juego libre. Los niños y niñas elegirán si quieren o no la participación del adulto en el juego. Debemos, entonces, respetar esa decisión.
Apilar, ordenar, encajar, clasificar ... Este es un claro ejemplo de lo que significa "aprender jugando"! Se ejercita la coordinación viso-motora, se practica con los colores y tamaños y se desarrolla su inteligencia práctica
El atractivo de estos bloques es que gracias a sus ventanas transparentes y de colores se aumentan las variantes de juego cuando se utilizan con una mesa de luz.

UN CLÁSICO, UN ÉXITO
Este material presenta marcos de madera maciza y lisa, con unas ventanas transparentes acrílicas de colores. Cabe destacar que las esquinas y bordes de los bloques son redondeadas.
Es un elemento muy adecuado para jugar en la mesa de luz y para combinarlo con otras piezas de construcción, como los Bloques de Colores Fluorescentes Ticumiku.
Este juguete consta de 6 bloques cuadrados que van de los 18cm los 5cm. Aparte de apilarse entre ellos, cada uno de los bloques encaja dentro del siguiente bloque más grande.
Es apto a partir de los 2 años.

 

PROPUESTA DE ACTIVIDADES

La Stacking Rainbow Pyramid es un juguete con una gran versatilidad de juego. La simple manipulación de cada bloque para los más pequeños y el reto de apilarlos para los mayores, este juguete es de los que traspasa generaciones!

  • Apilar y ordenar: Para levantar una pirámide con los bloques deberán ordenarse de mayor a menor, y por tanto, alcanzar los conceptos de tamaño y secuencia.
  • Pirámide al revés: para los niños y niñas un poco más mayores, será todo un reto conseguir levantar la pirámide al revés. Es decir, con el bloque más pequeño en la base. Concentración y repique de tambores!
  • Exploración de los colores: Con la mesa de luz se podrán observar los diferentes colores de los bloques dejándose seducir por la magia de la luz.
  • Recipientes y usos mil: Se le pueden dar otras utilidades, como por ejemplo, utilizar los bloques como recipientes para otros materiales que a su vez cambian de color. Vía libre a la imaginación!
  • Encaje: Cada bloque se acopla con el que le sigue en tamaño. El resultado será otra pirámide, esta más chata!
  • Relaciones sociales: Como este juguete ofrece muchas aportaciones a un amplio abanico de edades, es ideal para que los "grandes" enseñen a los pequeños (a apilar, los colores, a ordenar, etc.) y se relacionen entre ellos.

 


Publicación más antigua Publicación más reciente

0 comentarios

Dejar un comentario